Aurelio

October 1st, 2008

Cuentan que la siesta caía honda y silenciosa sobre la ciudad de Catamarca cuando llegó la noticia de que Marco Avellaneda había sido degollado en Metán. Continue reading »