Ivana

November 25th, 2008

 Ivana adora los bebés. Mejor dicho: Ivana se maravilla con el milagro de la vida.

por eso estudiaba Obstetricia en la universidad nacional con dedicación poco usual para los colegiados de ese claustro.  Así comenzó a hacer las prácticas profesionales en el Hospital San Juan Bautista, Maternidad, Turno Noche.

una vez, en medio de confesiones que trascendieron su promesa de silencios profesionales, contó en voz más baja y ojos muy redondos pesares de noches de guardia.

los de ella. Y los de chicas de su edad, más jóvenes. Mayores. Que llegaban desangrándose porque había fallado el consejo de la ramita de perejil como antídoto, primero que nada, de desesperaciones y estigmas.

o agonizaban solas, en salas grises y largas, porque se habían infectado con vaya a saber qué aguja de tejer de abortera entre sombras.

se morían envueltas de culpas y entre frases de algunas enfermeras, objetoras de conciencias de otros. Que las dejaban quejarse sin darles más alivio que el prescripto para que toda persona decente brinde en estos casos.  Marcándolas con frases del estilo aguantesela m´hijita, sea bravita así como ha sido para meterse mano.

ivana contaba todo con los ojos redondos, brillantes. La voz cortada. Habría que verla menuda en esas salas, con reinas de inframundos dictando sentencias.

aleccionando a todas (internadas, residentes) como es esa historia de respetar la vida. Por sobre todas las cosas.


Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Name (required)

Email (required)

Website

Speak your mind