bolivia en buenos aires

September 15th, 2008

musiquero/juguete de niño xs/alocal tipico feria de liniers xs/adiario de la comunidad. x s/adiario de la comunidad. x s/a ese es el nombre de una fiesta en la que argentinos y bolivianos bailan al son de carnavalitossayas.  Aunque la realidad, para la mayoría de los inmigrantes que llegan a la Argentina, no tenga en absoluto el colorido y la alegría de una diablada.

Rosa busca entre bebés rubiones de yeso pintado -en rosado y celeste-, un sábado por la tarde en la Feria Boliviana de Liniers. Las mujeres quieren ver qué más hay además del sentado estilo “oaky”. Al mismo tiempo, dice a otra el precio del muñeco para niño, con miniaturas de yisca y sikus.

apenas mira a los ojos con los de ella, rasgados, renegridos. Pómulos altos, pelo grueso, oscuro. No hay trenzas ni telas típicas. Jean y pullover azul.

de repente llega como tromba una mujer, no  mayor que los 20 largos de ella, y agita su melena “rubia obtenida” con un desborde de alaridos: “Roosaaa, te dije que te apureees y que no me confundaaas a mííí con los preciooosss”. La mujer es la cajera. Por los alaridos, también la dueña.

Rosa no dice nada. se pone de frente a la otra. Y murmura: Ya. Ya me apuro. Las de los souvenires siguen revolviendo canastos ahora con chupetes. La otra se lleva el muñeco y busca -con Rosa que ayuda- unas mascaritas de diablo.

- no te preocupes, le dice. La mayoría de los jefes son así y las cosas aquí no son muy fáciles

- …

- ¿ Hace mucho que llegaste?

- no, que va´cer. pero me voy a volver cuanto antes a Santa Cruz. Ya no me aguanto estar aquí.

- pero en Santa Cruz no están bien las cosas ahora …

- y no. Pero nada va a ser peor que estar donde hay veces que la propia gente la hace más difícil que los argentinos, responde entre dientes.

los ojos le centellean. No se sabe si con rebeliones que huyen o humillaciones amontonadas. Afuera, un caporal atraviesa las tres cuadras de la José León Suárez. Un micromundo de sábado con mujeres con guaguas dormidas en las espaldas, el olor áspero del chicharrón mezclado en el estallido de flores de manzanilla y el rojo de las papas andinas.

se van el muñeco y las mascaritas. En la marea hay adolescentes vestidos a lo heavie, cortes de pelo netos a lo Colón. Hombres que sólo miran. Chicas que vueltean. La calle Ramón Falcón diluye olores, colores y caporales.

- ¿ves? aquí vuelvo a tomar mi territorio, dice un hombre regordete, colorado, no más de un metrosesentaycinco. Tiene pelada más que anunciada y mechoncitos rubios en la nuca. La mujer que lleva del brazo ni sonríe ni parece escuchar.

a contramano los cruza cancino un hombre regordete, no más de un metrosesentaycinco. Tiene los ojos apenas anunciados, la piel cetrina y un cansancio que le sale por los poros. Parece envuelto en silencio.


One Response to “bolivia en buenos aires”

  1. naná on September 17, 2008 5:19 pm

    “rubiones”. muy “avellaneda style”.

    Magnifico!
    Je veux savoir ce coin de Buenos Aires!

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Name (required)

Email (required)

Website

Speak your mind