lealtades y chi lo sá

August 20th, 2012

 ¿Cuál es el límite -si es que existe- de la lealtad? ¿En qué sutiles bordes se maneja y en que miserables bordes se vende/negocia como tal?

¿Cuál es el momento exacta del decir, del callar cuando míseramente escupen amargura y mentiras con el disfraz de la sonrisa de la hiena? Y cuál, el de despojarse de la enseñanza a fuego de callar la injuria, de no entrar en el “llevar y traer” para plantarse a modo de palco  loco, y gritar: ¡Sí, sépanlo, es así! ¡Dice esto pero hace aquello! ¡Parece pero no es!

¿Cómo lidiar con la miseria diaria y sutil día del desbordado, la egolatría del narciso dañado, la amargura de las almas viejas y el protagonismo barato de personajes que sólo llegan a brillantina de burocracias, de espacitos de alfombras y potus que le suenan a edenes?

Hay mínimas circunstancias que tienen el mazazo de lo que no queda duda: del cancel que nunca debería haber sido abierto a almas innobles. A esencias malparidas. A amistades simuladas. A cobardías avaladas. A quienes seguramente naufragarán en su propia miseria el día en el que todos, irremadiablemente, todos pasemos  revist


Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Name (required)

Email (required)

Website

Speak your mind