los fieles difuntos

November 2nd, 2010

en la puna de catamarca, sin las pompas que hay en méxico de festivales y tours, los deudos adornan las tumbas con florcitas de papel, le convidan a la pachamama aguardiente, maíz y tabaco, y rezan rosarios antes de quedarse acompañando la memoria del ausente.

cuando la muerte llega -como arrebato o agónico remolino- impacta y duele con la dureza del agua que horada la piedra. el corazón se llena de un vacío inmenso que no es más que ausencia.

sin embargo, aunque sea apenas brizna donde aferrarse, la muerte no devuelve modo alguno de decirle al momento de enfrentarse al cuerpo inerte. no hay palabra única para nombrar el silencio aplastante que deja el sablazo de la parca.

no hay modo de nombrar la ausencia. ausencia de alma, de esencia. de vida.

pero como paradoja nace la certeza: sin entrar en raciocinios cartesianos, el hálito no se pierde. la ausencia no es definitiva. el alma, sigue viva.


One Response to “los fieles difuntos”

  1. ella on November 5, 2010 9:55 pm

    Bellísima prosa donde se exhalta el triunfo de la vida por sobre la reseca muerte -sólo de nuestra encarnadura-. Y renacemos puros, etéreos, felices. Es el instante supremo tan buscado. Alcanzar la paz.

Trackback URI | Comments RSS

Leave a Reply

Name (required)

Email (required)

Website

Speak your mind